sábado, 13 de enero de 2024

Problemas en la piel con la bomba de insulina

La vida de Noa cambió por completo gracias a la tecnología médica. Diabética tipo 1 desde los 10 años, cuando irrumpieron las bombas de infusión de insulina su calidad de vida mejoró ostensiblemente ya que, aparte de ofrecerle un mejor control de la enfermedad, la liberaba de la esclavitud de los pinchazos, permitiéndole llevar una vida mucho más normal.

Placa eccematosa en nalga izquierda

Pero como que no todo puede ser perfecto en esta vida, al cabo de varias semanas de empezar a utilizar el dispositivo presentó una erupción en la zona de contacto con el adhesivo, con eritema, descamación y prurito. Como que el problema persistía, decidió consultarlo con su enfermera y, finalmente, fue derivada al dermatólogo. Lo cierto es que nosotros no tenemos mucho conocimiento de este tipo de dispositivos, así que tendremos que repasarnos un poco el tema. Prometo volver el miércoles para contaros lo que he averiguado. Mientras tanto, podéis dejar vuestros comentarios.

 

Niño con una bomba de insulina. Fuente: Wikimedia
El vídeo de hoy está grabado en Sugar Mountain, cómo no...

Sugar Mountain - Feeling from Lightbox Pictures on Vimeo.

3 comentarios:

  1. A mi en ocasiones me ha salido rojez e irritación por usar esparadrapo... No me sorprende, no.

    ResponderEliminar
  2. Dermatitis alergica de contacto al adhesivo del parche... como tratamiento aplicar una pulsacion de NASONEX (Mometasona) o de FLONASE (Fluticasona) en la piel antes de pegar la bomba. Reduce la reaccion

    ResponderEliminar
  3. Tras revisar la bibliografía disponible en la actualidad, encontramos que la afectación cutánea tanto por sensores de glucemia como por sistemas de infusión continua de insulina alcanza, según la Academia Española de Dermatología, una prevalencia de entre un 3,81 y el 8,4%. Entre las principales reacciones descritas encontramos eczema, prurito, heridas, cicatrices y cambios de pigmentación de la piel, todas ellas en la zona de la piel en la cual tiene lugar el contacto directo con la superficie del dispositivo.
    Pero... ¿Cuál es el causante de dicha reacción? Estos sensores están diseñados para aplicarse de forma directa e ininterrumpida en la piel de los pacientes durante periodos de hasta 14 días, por lo que necesitan de sustancias con un poder de adherencia elevado, soportando fricción, cambios de temperatura, sudoración, etc. Es aquí donde se ha encontrado a los protagonistas de nuestro caso clínico... se trata de determinados componentes presentes en el adhesivo de los mencionados dispositivos, destacando entre ellos como principal culpable el isobornil acrilato (IBOA), que lo encontramos en el sensor FreStyle Libre, uno de los más comercializados en nuestro país; así como otros alérgenos de menor prevalencia como la colofonia, el albitol, la mezcla de lactonas sesquiterpénicas, la N,N-dimetilacrilamida o el 2-etil-cianoacrilato. Se han realizado múltiples estudios para estudiar la asociación del IBOA con la aparición de dermatitis de contacto, encontrándose que el 83,3% de los pacientes pediátricos estudiados presentan una reacción positiva a este alérgeno.
    ¿Qué solución encontramos? Sería fácil pensar en el cambio de sensor en búsqueda de otras marcas, pero la gran mayoría de ellas no están financiadas en nuestro país, lo que supondría un elevado gasto para los usuarios, sin poder asegurar la ausencia de reacciones cutáneas a los componentes presentes en otras marcas. Una solución, aunque no definitiva, puede ser el empleo de productos cutáneos para aplicar en la zona de aplicación del dispositivo, como los parches hidrocoloides o algunos apósitos de protección.
    Debemos considerar en aquellos pacientes usuarios de bombas de insulina/sensores de glucemia con presencia de dermatitis de contacto la realización de pruebas epicutáneas que permitan elegir de forma más precisa que sensores o infusores son los más idóneos para cada paciente.

    Un saludo,

    Marcial Dolz

    ResponderEliminar

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).