sábado, 6 de enero de 2024

Una costra muy gorda en la cabeza

Aurelio tenía dos fechas de cumpleaños: la del día en que nació, 73 años atrás, y el día en que le trasplantaron un riñón. De eso hacía ya 11 años y, como muchos trasplantados, para él había sido como volver a nacer. Y aunque tenía que tomar medicación inmunosupresora, hasta la fecha no había tenido grandes problemas.



La imagen dermatoscópica
Pero hoy tenía cita con la dermatóloga, y eso no tenía nada que ver con su trasplante renal. Bueno, un poco sí, porque cada año le revisaban la piel. Por eso, cuando dos meses antes le empezó a crecer esa especie de costra marrón en la cabeza, no se preocupó demasiado. Estaban a punto de llamarle para la revisión de la piel, así que ya se lo comentaría a la dermatóloga en cuanto le dieran la cita. Pero la costra fue creciendo con el paso de las semanas. No le dolía ni le había sangrado, pero lo cierto es que llamaba mucho la atención. Menos mal que siempre iba con gorra (por lo del poco pelo y lo de protegerse del sol), porque aquello parecía un volcán a punto de entrar en erupción.

Bueno, en cualquier caso ya estaba en la consulta de la dermatóloga, y en ese mismo momento le estaba mirando con esa especie de lupa con luz. Una cremita, y todo arreglado. ¿O no? ¿Vosotros qué pensáis? ¿Pomada o bisturí? ¿O mejor pedimos antes el comodín del patólogo?

El miércoles estaremos aquí de vuelta para explicaros qué pasó con Aurelio y su costra (o en este enlace).

Os dejo con un vídeo grabado hace ya unos años, el mismo día, en todos los países del mundo. Se titula "One Day On Earth".

One Day on Earth - Motion Picture Trailer from One Day on Earth on Vimeo.

3 comentarios:

  1. Yo diría por la dermatoscopia una Enfermedad de Bowen pigmentada excisión quirúrgica

    ResponderEliminar
  2. QUERATOACANTOMA VS CA EPIDERMOIDE X TTO INMUNOSUPRESOR MIENTRAS NO SE DEMUESTRE CONTRARIO

    ResponderEliminar
  3. Ante la clínica descrita por el paciente (paciente inmunodeprimido, dos años de evolución, ausencia de sangrado, lesión no dolorosa con aspecto de "volcán a punto de erupcionar"), así como la imagen de una lesión costrosa, de aspecto amarillento, con despigmentación perilesional; y su localización en una zona fotoexpuesta en paciente con alopecia, nos hace pensar en una queratosis actínica hipertrófica/cornu cutaneum. No obstante, a la visión por el dermatoscopio, observamos una lesión exofítica con disposición lineal, que alterna líneas de color marronáceo con lineas de color blanquecino, alternadas con líneas de disposición radial, sospechando un carcinoma espinocelular "in situ" o enfermedad de Bowen. Al tratarse de un carcinoma localizado, se deberá realizar exéresis, con estudio anatomopatológico que confirme bordes libres, así como seguimiento posterior. Se trata de una patología con buen pronóstico, no obstante, se deberá realizar estudio de extensión para descartar afectación ganglionar.

    ResponderEliminar

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).