miércoles, 16 de mayo de 2018

Pitiriasis rosada en piel negra: aún más atípica

Hace ya 4 años que repasábamos la pitiriasis rosada de Gibert, justo con otro caso pediátrico. ¿Os acordáis de María del Mar? Aquí os dejo el enlace por si queréis refrescar la memoria. Por no repetirnos demasiado, diremos que la pitiriasis rosada es una condición inflamatoria y autolimitada de la piel que afecta principalmente a adolescentes sanos y adultos jóvenes. Los libros nos dicen que se caracteriza por la aparición de la archiconocida “placa heraldo”, una lesión eritematosa de varios centímetros, ovalada, con una típica descamación periférica. Lo bueno viene a los pocos días (a veces 2-3 semanas), cuando aparece una explosión de lesiones secundarias más pequeñas, que son como los pimientos de Padrón (a veces pican y otras, no) las cuales pueden persistir entre 4 y 10 semanas, afectando sobre todo el tronco y, menos frecuentemente, las extremidades.

Imagen del cuello, 4 semanas más tarde

Pero el caso de Alika era bastante llamativo, y no sólo porque la piel negra suele enmascarar las características clínicas de las enfermedades cutáneas, sino por el tipo de lesiones y la intensidad del prurito. Por eso me ha dado por rebuscar entre la literatura médica y he encontrado un artículo del año 2007 que describe las características clínicas de 50 pacientes pediátricos afroamericanos que fueron diagnosticados de pitiriasis rosada en un hospital infantil de Michigan (EE.UU.) y las compara con las características “clásicas” de la enfermedad (las que ponen los libros). No encuentran diferencias respecto a la época del año en que suele verse con mayor frecuencia (entre marzo y mayo), encontrándose el prurito presente en el 90% de los casos. La placa heraldo pudo constatarse en el 88% de los pacientes, y el eritema, en ninguno. Cerca de 2/3 de los casos fueron descritos como “clásicos” con lesiones papulares y descamativas, 1/3 como exclusivamente papulares y un 4% pápulo-vesiculares. Las lesiones afectaron el tronco en todos los pacientes, el cuello en un 44%, la cara en un 60% y el cuero cabelludo en un 8%. No vieron lesiones en mucosas (aunque algunos autores las describen como más frecuentes en piel negra). Un 30% de los pacientes tenían una erupción muy llamativa, con 200-300 lesiones, y de estos, un 80% correspondían a formas papulares o pápulo-vesiculosas. Las discromías residuales, una vez resuelta la enfermedad, se vieron en el 62% (siendo más frecuente la hiper que la hipopigmentación), hecho que no se correlacionó con el número de lesiones. Casi la mitad de los pacientes se habían autolimitado a las 2 semanas del inicio del cuadro y sólo el 20% tenían lesiones activas pasadas las 4 semanas.

Región axilar (a las 4 semanas)

En resumen, quedaos con que la pitiriasis rosada en niños de piel negra puede afectar la cara y el cuero cabelludo, casi siempre pica, olvidaos del eritema (no lo encontraréis), puede ser bastante “explosiva”, con formas papulares y pápulo-vesiculosas y tal como viene, se va en pocas semanas, a veces dejando discromías residuales.

En el caso de Alika, con esta erupción tan llamativa, le hicimos una biopsia para descartar otros procesos (que finalmente fue compatible con pitiriasis rosada) y estaba tan sintomática que le pautamos una tanda de corticoides orales, antihistamínicos y corticoides tópicos. Cuando vino a revisión, al cabo de 4 semanas (ya sin tratamiento), la erupción había remitido por completo y se encontraba completamente asintomática. Que pase el siguiente…

Hoy nos vamos en bici por unos paisajes alucinantes, como un sueño...

DreamRide 3 from Diamondback Bicycles on Vimeo.

2 comentarios:

  1. Un caso interesante, muchas gracias por una semana más.

    ResponderEliminar
  2. Que bonito el caso y que práctico resumen. Haces que la dermatologia sea un poquito mas fácil!

    ResponderEliminar

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).