miércoles, 10 de agosto de 2016

Mojitos al sol

La pregunta que el dermatólogo le hizo a Rosana fue muy simple: “¿Ha estado usted haciendo mojitos al aire libre en los últimos días?”. Y aunque al principio no contestó, su mirada era de tal asombro que estaba claro que la respuesta era afirmativa.

En realidad lo que tenía Rosana no era más que una fitofotodermatosis producida por la lima del mojito. No es la primera vez que hablamos de esta entidad en el blog. Descrita por primera vez en 1942 por Klaber, es una reacción cutánea a la exposición solar tras el contacto con ciertas plantas, por una reacción fototóxica a furocumarinas y derivados de las antraquinonas. Las especies vegetales que más comúnmente provocan este tipo de reacciones son las moráceas (higuera), umbilíferas (apio) y las rutáceas (lima, bergamota, ruda).

Otro caso de acropigmentación dorsal por mojitos

Recientemente el Dr. J. Ignacio Galvañ ha recopilado una serie de casos de fitofotodermatitis en el dorso de las manos en relación a la elaboración de mojitos al aire libre. Este popular cóctel, a partir de la combinación de ron, agua de Seltz, hierbabuena, azúcar y lima, es capaz de producir este cuadro a partir de la lima, y dado que no se trata de una reacción inmunológica, no precisa de sensibilización previa, con lo que cualquier persona puede verse afectada.

La fitofotodermatosis inducida por el jugo de lima es ampliamente conocida, ya que esta fruta, de la familia de las rutáceas, contiene fotosensibilizantes, como el bergapteno y psoraleno, sobre todo en la piel. Típicamente la lima induce una reacción que puede manifestarse de manera aguda con eritema y formación de vesículas a las 12-36 horas tras la exposición, siendo habitual que ya en la fase aguda curse con hiperpigmentación. El comienzo de la dermatitis es variable, pudiéndose iniciar a las pocas horas o tras días después de contactar con la lima que contienen los mojitos (en este caso) y exponerse al sol. La causa de la pigmentación puede ser una estimulación de los melanocitos o como mecanismo secundario al daño sobre el mismo, que provocaría una incontinencia pigmentaria.

Ojo con los mojitos al sol. Foto: Brook Ward

En los 9 pacientes descritos por el Dr. Galvañ, todos ellos presentaban como antecedente común la preparación de mojitos, con un intervalo variable entre 7 y 14 días antes de la aparición de las lesiones, que consistían clínicamente en una pigmentación irregular homogénea en el dorso de las manos, proponiendo el término “acropigmentación dorsal” por elaboración de mojitos. Como dato curioso, ningún paciente relacionó la aparición de las lesiones con la elaboración de estos cócteles, así que la sorpresa fue máxima en todos ellos ante la anamnesis dirigida.

Dentro del diagnóstico diferencial en este tipo de lesiones, además de descartar contacto con otras plantas capaces de inducir cuadros similares (limones, geranios, hierba de San Juan, higueras, etc.), hay que descartar una dermatitis de Berloque por aceite de bergamota o una dermatitis friccional. El tratamiento, fotoprotección y paciencia.

En resumen: si haces mojitos, que sea a la sombra (o con guantes). Por si acaso, aquí os dejo la receta.

Mojito from allrecipes uk on Vimeo.

1 comentario:

  1. Muchas gracias por la entrada de la fitofotodermatosis de los mojitos al sol. Muy interesante.

    ResponderEliminar

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).