miércoles, 18 de mayo de 2016

Ante una picadura de pez araña, calor y calma

Con toda probabilidad a Jonás le había picado un pez araña: en aguas del Mediterráneo y con el agua por la rodilla, no hay muchos animales que puedan provocar esta sintomatología, así que hoy he pedido ayuda a Rubén Castrillo, mi biólogo de cabecera, para que nos ilustre acerca de este pez y su potente veneno, capaz de provocar lo que se conoce con el nombre de ictioacantotoxismo, junto con la escórpora, el pez piedra, el pez león, el pez sapo y otros.

Con el nombre vulgar de “peces araña” se conocen  un total de 9 especies de peces marinos pertenecientes a la familia Trachinidae.
 Los peces araña o traquínidos habitan los fondos sedimentarios de arenas y fangos de la plataforma continental, encontrándose a profundidades que oscilan entre -1 y -150m y son frecuentes en todas nuestras costas, tanto en el Mediterráneo como en el Atlántico.
 Suelen pasar mucho tiempo semienterrados en la arena acechando a sus presas, lo cual, unido a su coloración críptica, hace que sea difícil localizarlos a simple vista. Su tamaño oscila entre los 15 y los 45 cm. según la especie. Su carne es comestible y bastante apreciada.
 Todas las especies poseen espinas venenosas en su aleta dorsal y en los opérculos branquiales las cuales son utilizadas como defensa disuasoria ante otros depredadores.

Pez araña enterrado esperando a que lo pisen. Foto: Carlos Maraver

Las lesiones que provocan en humanos se producen normalmente al pisarlos inadvertidamente cuando están enterrados en la arena o al manipularlos fuera del agua tras su pesca por lo que bañistas, pescadores y vendedores de pescado suelen ser los colectivos que acumulan una mayor cantidad de incidentes por picaduras con estas especies, normalmente localizadas en las extremidades (hay que tener en cuenta que el veneno se mantiene activo bastante tiempo tras la muerte del animal).
 En época de apareamiento, algunas especies de traquínidos se vuelven muy territoriales y agresivas y se conocen casos de “ataques” a bañistas y buceadores sin provocación previa. 
La toxina responsable del cuadro es un polipéptido termolábil sensible a la tripsina, con un efecto neurotóxico y citotóxico, sin un antídoto conocido.

Trachinus draco. Las flechas señalan el aparato venenoso. Foto: Pollo de Corral

Tras la picadura aparece casi de inmediato un dolor muy intenso en la zona afectada que tiende a aumentar progresivamente. Éste va acompañado de prurito, vasoconstricción (con palidez en el lugar de la picadura y cianosis distal), edema y trastornos locales de la sensibilidad que suelen durar varias semanas. Ocasionalmente puede producirse compromiso vascular, con necrosis y gangrena en los casos más graves. 
Entre las manifestaciones generales agudas se incluyen mareos, náuseas, sudoración, cefalea, calambres, vómitos e hipotensión. En casos graves se manifiestan cuadros de arritmias cardiacas, parálisis muscular, dificultad respiratoria y pérdida de consciencia. Se conocen casos excepcionales de muerte, casi siempre por penetración intravascular del veneno.

Asimismo, la herida producida por la picadura es susceptible de infectarse con facilidad, ya que en muchas ocasiones quedan en su interior restos de espinas. Este hecho puede complicar el tratamiento de la lesión y generar problemas de cicatrización. Los gérmenes más comunes responsables en el medio marino son bacilos gramnegativos, móviles y halofílicos, como los del género Vibrio.

El tratamiento inmediato para las picaduras de pez araña consiste en la limpieza y desinfección de la herida, retirada de forma manual de los restos de espinas que puedan observarse a simple vista y la aplicación de calor en la zona afectada con la mayor brevedad posible. La forma más común de hacerlo es sumergiendo la zona afectada en agua muy caliente (> 45ºC, pero sin que llegue a provocar quemaduras) durante al menos media hora. De este modo se mitigará el dolor ya que, como comentamos anteriormente, el veneno es termolábil. El frío no parece indicado, aunque es cierto que algunos autores lo aconsejan como medida muy inicial para localizar el veneno por la vasoconstricción que provoca, pero este punto es bastante controvertido, y parece mucho más lógico intentar neutralizar la toxina con el calor.
 No es recomendable practicar torniquetes con el fin de retrasar la difusión del veneno en el organismo ni tampoco la incisión y succión para intentar extraerlo.
 En caso que por la localización de la herida, no sea posible su inmersión, se pueden aplicar localmente compresas empapadas en agua muy caliente.

Pez araña nadando en fondo arenoso. Foto: Candi Villar

Por supuesto, está indicado el tratamiento con analgésicos de forma inmediata y mantenidos al menos durante 2-3 días (desde paracetamol hasta opiáceos).
La limpieza de la herida en condiciones de asepsia es otro paso fundamental (inicialmente a pie de playa puede limpiarse e irrigarse con agua de mar) con la retirada de restos tegumentarios o de espinas. Suelen ser heridas pequeñas, pero en ningún caso está indicada la sutura, sino que dejaremos que cicatrice por segunda intención.

Los corticoides y antihistamínicos por vía sistémica ayudan a combatir el edema y el prurito. En caso de espasmo muscular se inyectará por vía intravenosa lenta 10 ml de gluconato cálcico al 10%, lo que puede repetirse a intervalos de 4 horas.
Como en toda herida, se actualizará si es necesaria la profilaxis antitetánica, y en pacientes inmunocomprometidos o ante lesiones de riesgo se indicará tratamiento antibiótico empírico, por vía parenteral: cefotaxima, ceftazidima, cloranfenicol o aminoglucósidos, o por vía oral: ciprofloxacino, trimetoprim-sulfametoxazol o amoxicilina-clavulánico.

En caso de compromiso vascular regional severo se han obtenido buenos resultados con bloqueo anestésico (bupivacaína 0,5%) del plexo braquial por vía axilar para las lesiones de extremidad superior, o epidural para las de extremidad inferior. Como “anécdota”, recuerdo un paciente al que se le realizó un bloqueo y que terminó con quemaduras importantes de segundo grado porque le pusieron agua muy caliente y el paciente no se daba cuenta de que se estaba quemando, así que cuidado.
Por supuesto, el estado de shock en los casos más graves se tratará como una emergencia, con soporte cardio-respiratorio, teniendo en cuenta que no existe antídoto para la toxina.

Pez araña en el fondo. Foto: Josep Coll

En el caso de Jonás, el problema fue que se complicó con una celulitis infecciosa y con un edema que tardó bastante tiempo en resolverse, aunque finalmente el paciente se recuperó sin secuelas.
Moraleja: disfrutad de la playa, pero cuidado por dónde pisáis. La picadura del pez araña se puede prevenir utilizando calzado adecuado y con la manipulación cuidadosa del pez fuera del agua (incluso muerto el animal es venenoso).
Quiero agradecer al grupo de Facebook Fotosub Compactas el aluvión de fotos recibidas que me han servido para ilustrar esta entrada, en especial a Pollo de Corral, Candi Villar, Josep Coll y Carlos Maraver. Casi toda la información sobre el tratamiento de estas lesiones la he sacado de este artículo de C. Boada que podéis consultar aquí. El vídeo de hoy corre a cargo de. Dr. Daniel González que nos explica en YouTube cómo actuar.



8 comentarios:

  1. Hola, recientemente, pescando en solitario en un barco me picó uno de estos peces y tuve el buen tino de acercarme a otra embarcación para consultar que hacer. Para entonces ya me había tomado un paracetamol pero el dolor era muy molesto. El otro pescador, ya mayor, me dijo que me diera calor con un mechero y vi que fue efectivo, y sobre todo práctico ya que es muy probable que no se disponga de agua caliente. Sólo es cuestión de acercar la llama a la distancia adecuada. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Que pasa si no hemos usado ni agua caliente ni medicamentos. Puede ser peligroso?. La zona del pie donde me picó esta un poco dura, a qie se debe? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ya hace tiempo de la picadura, pues paciencia y a esperar a que se resuelva solo. La mayoría de casos afortunadamente se resuelven solos

      Eliminar
  3. Creo que fue lo que me picó a mi, el dolor fue muy fuerte pero al rato se me paso, pero aun hoy me molesta al andar y al tocar directamente en la zona donde aun se pueden ver las dos marcas de las espinas me duele. No use calor ni nada. ¿es normal que aun me duela? Gracias

    ResponderEliminar
  4. A mi hijo le paso y le dieron una buena solución: poner el pie en la arena seca y caliente durante 20 min y efectivamente, mano se santo.

    ResponderEliminar
  5. A mi me pico y no conocíamos nada sobre ese pez araña nos dijieron que pusiera el pies con agua muy caliente y resultó muy bien se me.quito el dolor ... Pero ya han pasado cinco días de la picadura y.me está empezando a doler el talón y adormecimiento yo no se si eso es normal o tengo que hir al médico .... No se que hacer ??? Ayudarme porfavor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ve al medico urgente,te puede dar tétanos o alguna infección por virus, si lees esto ya abra pasado un tiempo pero ojo el tétanos demora meses en mostrar los síntomas cuídate ...

      Eliminar
  6. Buenas, a principio de Septiembre me picó un pez araña en el dedo índice, pudiendo afectar al tendón del mismo dedo, a día de hoy sigo con el dedo inchado y una movilidad bastante reducida, me es imposible cerrar el dedo por completo. Consulté un fisio reciente y me dijo que podría tener un poco de necrosis en el tendón.
    Me gustaría saber vuestra opinión, gracias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).