miércoles, 23 de septiembre de 2015

Ubi pus, ibi evacua

Ubi pus, ibi evacua. Este aforismo latino sigue vigente en la actualidad (“donde hay pus, hay que evacuarlo”), y aunque en ocasiones contradice el aforismo de la abuela “niña, no te toques los granos”, en el ámbito médico lo de drenar abscesos casi siempre suele ser una buena idea. Sin embargo, en el día a día, vemos con frecuencia cómo se sobreutilizan los antibióticos en situaciones en las que una simple incisión hubiera bastado para resolver el problema. Muchos de estos casos terminan en los servicios de urgencia hospitalarios, y solo de manera más anecdótica, en los servicios de dermatología correspondientes. Os recomiendo esta interesante entrada de Rafa Bravo en su blog.

Jessica tenía un acné moderado (al menos hasta el momento de la consulta) por el que no recibía ningún tratamiento. Y no hacía caso a su abuela, y se manipulaba las lesiones, seguramente no siempre en condiciones de máxima higiene. De modo que una de las lesiones de acné se infectó y empezó a tomar “vida propia”, convirtiéndose en un absceso. Las lesiones de Jessica entraban ya en la categoría de acné nódulo-quístico.

Aspecto de la lesión inmediatamente después del drenaje

Pero lo primero es lo primero, y después de aplicar clorhexidina en la zona, a Jessica le realizamos una pequeña incisión en la zona central de la lesión, que era la que más fluctuaba al tacto, dando salida a abundante material purulento espeso y de un color verdoso que procedimos a cultivar. En el cultivo bacteriológico se aislaron abundantes colonias de Staphylococcus aureus (sensible a oxacilina), Enterococcus faecalis y Streptococcus agalactiae. Todo un festival, vamos. Afortunadamente la inflamación fue remitiendo después del drenaje, y curas con un antiséptico tópico. En urgencias ya le habían indicado tratamiento con amoxicilina-clavulánico y lo cierto es que no nos atrevimos a retirárselo (llamadnos cobardes).

De acné ya hemos hablado largo y tendido en otras ocasiones en este blog. Pero hoy no estamos ante un problema diagnóstico, sino ante un reto terapéutico en una paciente joven con un acné importante (podemos ver las cicatrices en su rostro de otras lesiones) y un deseo gestacional inmediato. Evidentemente, todo es una cuestión de prioridades, y aunque estaríamos tentados de proponer un tratamiento con isotretinoína oral (y así se lo explicamos a nuestra paciente), tendremos que ir por debajo en nuestro esquema de tratamiento y ser algo más conservadores, de modo que iniciamos un tratamiento tópico combinado con peróxido de benzoilo y clindamicina y  un jabón antiséptico. Estamos bastante convencidos de que tarde o temprano, Jessica volverá a consultarnos. Eso sí, le recomendamos encarecidamente que no se tocara los granos (a veces las abuelas tienen razón).

Os había prometido un caso fácil para esta semana, así que no me extiendo más. El sábado tendréis que engrasar un poco más las neuronas (no digáis que no he avisado).

Y como que lo de hoy lo hemos arreglado con un "tajo" y para que no se diga que siempre pongo vídeos de localizaciones exóticas, hoy nos vamos al Alto Tajo con estas preciosas imágenes.


Alto Tajo from Miguel Angel Langa on Vimeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).