sábado, 21 de septiembre de 2019

Un recién nacido con pupas

A sus 8 días de edad, Mariona pisaba el hospital por segunda vez en su vida. Fruto de una tercera gestación normal, nació mediante cesárea a las 40 semanas con un peso adecuado y sin ninguna otra complicación. La lactancia se había iniciado sin problemas y todo parecía ir como la seda, pero dos días antes empezaron a salirle unas “pupas” que los padres describían como ampollas. La niña estaba bien, no había perdido el apetito y no tenía ninguna otra clínica, así que el primer día no hicieron demasiado caso, pero al ver que le seguían apareciendo, al día siguiente fueron a su pediatra, quien ante esas lesiones les derivó a urgencias del hospital.


Ya en urgencias de pediatría, se comprobó que efectivamente la niña estaba afebril, con el resto de constantes normales y sin otros signos de alarma aparte de ocho lesiones erosionadas de tamaño variable, pero de menos de 1 cm de base eritematosa y levemente exudativas, que se localizaban en la zona del pañal y en la región lumbar. El resto de la exploración fue estrictamente normal. Le realizaron una analítica, con 11.600 leucocitos (59% neutrófilos, 20% linfocitos), una Hb de 15 g/dL y unas plaquetas de 490.000. La proteína C reactiva fue de 7.4 y el resto de determinaciones fueron normales. Ningún otro miembro de la familia tenía nada parecido y no había animales en casa.


Los pediatras nos llamaron para confirmar el diagnóstico de sospecha. Y hasta aquí puedo leer, espero vuestros comentarios que seguro arrojarán algo de luz en el caso pediátrico que inaugura la temporada de otoño y que casualmente es la entrada nº 900 desde que este blog empezó su camino, allá por el año 2011. El miércoles estaremos por aquí de nuevo para comentar la jugada (o en este enlace). Os espero.

¿Qué tal si nos vamos a Omán? Dentro, vídeo.

The pearl of Arabia from Enrique Pacheco on Vimeo.

4 comentarios:

  1. Impétigo ampollar por Estafilococos aureus.
    Felicitaciones por la entrada 900 y que sigan muchas más. Mis saludos desde Caracas,Venezuela.

    ResponderEliminar
  2. Dada la edad de la paciente podría tratarse de un impétigo ampolloso (por S. aureus) adquirido en el canal del parto. El diagnóstico es mediante la clínica, cultivo y gram +.

    El diagnóstico diferencial se puede hacer con:
    - Necrolisis epidérmica tóxica por fármacos (Normalmente presenta mayor afectación)
    - Picaduras con reacción ampollosa (poco probable si no hay antecedente)
    - Epidermolisis ampollosa (Suele presentar mas afectación clínico-analítica)

    El tratamiento es con A- Fúsidico 3/día durante 7 días en localizadas y con AB oral en lesiones múltiples o de gran extensión.

    Martín. R2 de MFyC

    ResponderEliminar
  3. ¿Pénfigo vulgar neonatal? Un saludo.

    ResponderEliminar

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).