sábado, 3 de febrero de 2024

Picores familiares

Armando es un chico de 19 años, sano, que está buscando trabajo. Vive con sus padres y es el mayor de tres hermanos. Nunca había tenido picores hasta hace un mes, cuando empezaron a salirle unos granitos en las manos. Al cabo de una semana ya le picaba todo el cuerpo y se rascaba como un mono. Su hermano pequeño de 12 años había tenido algo parecido hacía 4 meses y nos explica que le dieron un tratamiento para la sarna (por lo visto hubo un brote en su clase). El hermano se curó, pero al cabo de un mes empezó el otro hermano, luego su madre y ahora parece que es su turno. Además, su novia ha empezado a rascar hace una semana y esto ya es más serio.

 


Imagen de la cara anterior de la muñeca

Nuestro paciente no tiene ninguna alergia ni antecedentes de atopia y, a juzgar por las lesiones que presenta, el diagnóstico está bastante claro. ¿O no? El miércoles lo sabremos (y os pondré las imágenes dermatoscópicas que tanto nos ayudan en caso de duda). O en este enlace.

Os dejo con este vídeo tan espectacular.


F R A G I L I T Y from Michael Fletcher on Vimeo.

1 comentario:

  1. Buenas tardes,
    A juzgar por las imágenes y la clínica del paciente parece un caso de escabiosis, más conocida como sarna. Se trata de una parasitosis producida por el Sarcoptes scabiei y es una de las enfermedades transmisibles más prevalentes, actualmente en auge en nuestro entorno.
    La clínica cutánea está producida tanto por los surcos que excavan los parásitos (específicos de la sarna) como por la respuesta de hipersensibilidad generada por los ácaros y sus productos. El parásito se transmite por el contacto directo prolongado piel con piel y, raramente, por el contacto con fómites, en los que puede sobrevivir hasta 8 días.
    Ante un caso o un brote de escabiosis, el objetivo principal es el de erradicar el parásito del paciente y abortar la transmisión de la enfermedad. Por este motivo, tanto el paciente como sus contactos estrechos deben ser tratados simultáneamente (independientemente de que tengan sintomatología o no).
    Se debe realizar siempre una adecuada descontaminación ambiental integrada con el tratamiento farmacológico. Los tratamientos más frecuentemente utilizados son la permetrina tópica al 5% y la ivermectina oral a dosis de 0,2 mg/kg. Junto al benzoato de bencilo, constituyen los tratamientos de elección. La combinación de ivermectina oral y permetrina tópica se ha propuesto como el tratamiento que tiene una mayor probabilidad de alcanzar la curación a las 3-6 semanas. No obstante, en la mayoría de las guías de práctica clínica se recomienda todavía la permetrina al 5% como el tratamiento de primera línea.
    En los últimos años se ha detectado un aumento del fracaso del tratamiento de la escabiosis. Existen diferentes causas que explican la problemática de esta epidemia: una incorrecta aplicación o pauta del tratamiento; la disminución de la sensibilidad o la resistencia al tratamiento tópico y las carencias en el conocimiento del parásito y su transmisibilidad.

    ResponderEliminar

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).