miércoles, 27 de mayo de 2015

Gránulos de Fordyce: glándulas sebáceas fuera de lugar

Las glándulas sebáceas son estructuras constituidas por uno o varios lóbulos que habitualmente están asociadas a un folículo piloso, formando la denominada unidad pilosebácea. Están compuestas por sebocitos, unas células productoras de lípidos, y por queratinocitos que recubren los conductos sebáceos. Sin embargo, estas glándulas también pueden encontrarse en algunos sitios sin pelo, como los párpados (glándulas de Meibomio), los pezones (glándulas de Montgomery) y alrededor de los genitales (glándulas de Tyson). Donde no las encontraremos es en las palmas ni en las plantas.


¿Y qué tiene que ver esto con nuestro paciente? Pues que en algunas ocasiones, también podemos encontrarnos con glándulas sebáceas ectópicas en el epitelio de la boca, en forma de unas lesiones que se conocen con el nombre de manchas de Fordyce o gránulos de Fordyce en honor al dermatólogo americano John Addison Fordyce (1858-1925).

Los gránulos de Fordyce son muy frecuentes en la población general, tanto en hombres como en mujeres, y se considera como una variante anatómica, aunque en ocasiones son muy numerosas, pudiendo constituir un problema estético para el paciente. Clínicamente aparecen como pequeñas pápulas asintomáticas de 1-3 mm, sin cambios en la mucosa que las rodea, de un color amarillento o anaranjado. Lo habitual es que aparezcan en los labios, pero pueden observarse en cualquier localización de la mucosa oral. Las lesiones de mayor tamaño pueden plantear el diagnóstico diferencial con un adenoma sebáceo, o incluso un carcinoma sebáceo. En este sentido, algunos autores mantienen que en pacientes con historia de síndrome de cáncer colorrectal hereditario (especialmente síndrome de Lynch) la presencia de gránulos de Fordyce es más frecuente que en la población general.

Estas lesiones no se biopsian rutinariamente (no suelen plantear mayores problemas diagnósticos), pero si lo hiciéramos (por otros motivos) veríamos glándulas sebáceas sin más en ausencia de folículos pilosos y sin un ducto que las comunique con el exterior.

Imagen histológica (de otro paciente), foto cedida por el Dr. F. Terrasa

Al tratarse de una variante de la normalidad, no son lesiones que precisen de ningún tratamiento, aunque en ocasiones, cuando supongan un problema estético importante, podrían tratarse con electrodisecación, láser de CO2 o láser de colorante pulsado. En el caso de José Carlos, nos limitamos a tranquilizarlo, así que no realizamos ningún tipo de tratamiento.

Bueno, no os quejaréis, que esta semana ha sido sencillo. La semana que viene quizá no tanto…

Para finalizar, un vídeo de gotitas en macro, hipnótico.


O D Y S S E Y from Ruslan Khasanov on Vimeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).