miércoles, 14 de enero de 2015

Estrías de distensión: ¿sirven para algo las cremas antiestrías?

Las estrías son lesiones dermatológicas comunes. Tanto, que puede resultar extraño que constituyan un motivo de consulta como en el caso de Jaime, sobre todo en un hospital público, pero teniendo en cuenta que pueden llegar a representar un serio problema para quien las padece, con algunos pacientes dispuestos a probar tratamientos carísimos, pocos se resisten a consultar el tema al dermatólogo, aunque su médico los haya derivado por un lunar.


Como decimos, las estrías tienen una prevalencia tremenda, que va del 11 al 88% de la población adulta, según las series. Lo más frecuente es que aparezcan en la adolescencia, en el embarazo, y en personas obesas. La localización es variable, siendo más frecuente en nalgas y zona lumbar en adolescentes varones, nalgas y muslos en adolescentes mujeres y abdomen, pechos y muslos en embarazadas (en este caso suelen aparecer a partir de la semana 24 y se denominan striae gravidarum).

Aunque en la mayor parte de los casos aparecen en personas sanas, se ha descrito su asociación con el síndrome de Cushing, síndrome de Marfan y después de tratamientos más o menos prolongados con corticoides (tópicos y orales).

Clínica e histológicamente se diferencian dos tipos de estrías: las rojas (striae rubrae) y las blancas (striae albae). Éstas últimas se consideran el estadio final de las rojas, de modo que inicialmente suelen aparecer como lesiones rojas o violáceas y con el tiempo se aclaran hasta formar las estrías blancas, de aspecto atrófico, que se consideran permanentes. Ojo porque no es sólo una cuestión de apariencia: las estrías rojas son histológicamente distintas de las blancas (podéis verlo en la imagen) y además estas diferencias tienen implicaciones terapéuticas.

Diferencias entre piel normal, estrías rojas y blancas (tomado de S. Al-Himdani)

Aunque os parezca increíble, la causa exacta de las estrías no termina de quedar del todo clara. Aparte de los factores genéticos, la obesidad es el principal factor de riesgo en ambos grupos (adolescentes y embarazadas). Además las embarazadas más jóvenes tienen mayor riesgo de presentarlas. Otros factores de riesgo los veréis reflejados en el siguiente esquema.

Estrías: Factores de riesgo en embarazadas y adolescentes

Las tres teorías principales que pretenden explicar la formación de estas lesiones son: por estiramiento mecánico de la piel (parece lo más obvio, pero otras zonas sometidas a mayor tensión no suelen presentar estrías), cambios hormonales o por una alteración estructural innata del tegumento.

Pero vamos a la parte del tratamiento, que es la más interesante (y a la vez deprimente). Aunque existen multitud de estudios sobre este tema, en todo lo que a cosmética se refiere la metodología suele dejar bastante que desear. En cualquier caso, en 2014 salió publicado un artículo del British Journal of Dermatology de las universidades de Manchester y Queensland, que realiza una exhaustiva revisión bibliográfica que os paso a resumir a continuación.

Lo que parece claro es que ninguna modalidad terapéutica ha demostrado una eficacia consistente con mínimos efectos adversos. El ejercicio físico en un estudio no demostró tener ningún efecto en la reducción de las estrías (eso no quiere decir que no sea recomendable realizar ejercicio físico, claro).
  • Tratamientos tópicos. Se han evaluado multitud de tratamientos (retinoides, Centella asiática, mantequilla de coco, aceite de oliva, aceite de almendras, silicona, vitamina C, ácido glicólico, etc.). De todos ellos, la tretinoína 0,1%, que actúa estimulando los fibroblastos a la síntesis de colágeno, tiene una cierta eficacia, pero sólo para las estrías rojas (con un efecto bastante impredecible en las estrías blancas). Ojo porque los retinoides no se recomiendan en embarazadas. Es curioso comprobar cómo casi el 80% de mujeres embarazadas utilizan algún producto tópico “anti-estrías” con el consiguiente gasto, y que una revisión Cochrane en 2012 sobre 800 mujeres evaluando 6 tipos de productos no encontró ningún beneficio de los mismos en cuanto a prevención de estas lesiones. El extracto de Centella asiatica ha demostrado en algún estudio sobre embarazadas una reducción del 22% en cuanto a incidencia de estrías, aunque aplicando una escala no validada y sin tener en cuenta que hubo un 20% de abandonos.
  • Peelings químicos y microdermoabrasión. Se ha postulado que los peelings con ácido glicólico y con ácido tricloroacético incrementan la síntesis de colágeno. Un estudio con 40 pacientes a las que se aplicó ácido glicólico al 70% demostró una cierta eficacia tanto en estrías rojas como blancas, aunque la metodología de dicho estudio no fue del todo correcta. La microdermoabrasión es una técnica de resurfacing usando óxido de aluminio que tiene efecto sobre las estrías blancas.
  • Láser no ablativo. Estos láseres tienen como target la hemoglobina o la melanina, como el láser de colorante pulsado 585 nm, el Nd-YAG de 1064 nm, etc.
  • Láseres ablativos. Incluye el láser de CO2 de pulso corto de 600 nm, aunque con un riesgo de hiperpigmentación residual, en especial en personas de fototipo alto.
  • Terapias con luz y aparatos de radiofrecuencia. La luz pulsada intensa (sí, eso que también se usa para depilar) puede ser útil para el tratamiento de las estrías. Lo mismo sucede con los aparatos de radiofrecuencia, que inducen la formación de colágeno a través de la conversión de la corriente eléctrica en energía térmica.
Podemos concluir que si somos muy constantes, aceptamos un cierto grado de irritación, no estamos embarazadas y nuestras estrías son rojas, puede valer la pena tratarlas tópicamente con tretinoína. En embarazadas, una crema hidratante puede hacer lo mismo que otras más sofisticadas. Y si el tema nos supone un problema importante y no nos importa invertir una buena cantidad de dinero para obtener unos resultados que a veces no pasan de discretos, la recomendación de ponerse en manos de un profesional honesto que ofrezca unas expectativas realistas.

Si os ofrecen resultados milagrosos, es que os están engañando. Por mucho que la primera visita sea gratuita (todo lo demás, no lo será). Que no os tomen el pelo.

Hoy nos vamos a Noruega, con un timelapse que combina el efecto tilt-shift. Parecen de juguete, ¿no?

 
The Little Nordics - Life in miniature from DAMPDESIGN on Vimeo.

9 comentarios:

  1. Pero, ¿las cremas hidratantes sirven para prevenirlas? Según mi madre, la causa de las estrías que me salieron a los 12 años (cuando me desarrollé por todas partes, ejem), fue que pasaba de echarme crema. Yo cada vez soy más escéptica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no está demasiado claro que sirva realmente para algo. Pero hidratarse la piel nunca puede ser malo ;-)

      Eliminar
  2. Artículo muy interesante, aunque nosotros nos dedicamos a la venta de camillas plegables tenemos un foro de salud en nuestra web www.tucamillaplegable.es y queremos compartirlo ya que pensamos que puede ser de interés para nuestros seguidores.

    Gracias :)

    ResponderEliminar
  3. Gracias Rosa, una entrada muy completa y didáctica. Me ha encantado y ademas creo que es muy útil como referencia para contárselo a las embarazadas. Aún siguen pensando que la crema milagrosa que previene las estrías existe en algún lugar del planeta. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Rosa, te felicito por el artículo, me ha resultado muy interesante. Y
    Estoy embarazada de 4 meses y mi matrona me ha recomendado la nivea de la lata azul para prevenir las estrías.
    Cualquier crema hidratante sería igual de válidas o está mítica crema realmente es mejor? Llevo usándolo a diario dos meses y cuando he dejado de aplicarla 2 días he visto que tenía la piel del vientre extremadamente seca, cuarteada, jamás la habia tenido así ni siquiera cuando no me hidrataba a diario, es esto normal?
    Muchas gracias por tu tiempo y enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En principio cualquier crema hidratante podría funcionar, aunque unas hidratan más que otras. No puedo recomendar marcas. La piel se reseca más y se cuartea por la distensión del embarazo, es normal

      Eliminar
  5. Hola Rosa,

    En primer lugar gracias por tu articulo, que me ha aportado algo de luz. Mi hijo de 16 años tiene la espalda llena de estas lineas (tipo latigazos) y no sabía que lo había producido. Él en todo momento me decia que ignoraba el porque de la aparecido y llegue a dudar de él. Voy a pedir hora en el dermatologo para que me indiquen el tratamiento más adecuado. ¿has tenido información de otros pacientes sobre cual ha sido el mejor tratamiento.?
    Gracis,

    ResponderEliminar
  6. Hola mi hijo de 16 tiene estrias en la espalda iguales a la foto, estoy muy preocupada, q puedo hacer?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y acaso leyó el post o solo vino a comentar?

      Ahí dice claramente que son MUY frecuentes en personas sanas y durante la adolescencia.

      Más no son motivo para "estar muy preocupada". Vaya, que no son cosa de vida o muerte.

      Aunque existen tratamientos con resultados apenas notables, es libre de intentarlo si tiene los recursos para ello.
      Pero sin esperar milagros, que es poco lo que se puede hacer.

      Espero mi resumen le sea útil.


      Eliminar

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).