miércoles, 1 de octubre de 2014

El tercer pezón

Jesús tenía un pezón supernumerario. Estaba claro, y aunque no necesitaba ninguna exploración para asegurarlo, no pude evitar ponerle el dermatoscopio encima. Había que decírselo con delicadeza. Aunque a veces las personas con politelia (así se llama cuando tienes pezones accesorios) ya lo saben, no son pocas las ocasiones en que constituyen un motivo de consulta al médico, quien a su vez (eso ya es menos frecuente), lo deriva al dermatólogo. A los chicos les choca mucho eso de tener un “tercer pezón”, la reacción de la gente es de lo más variopinta.

Los pezones supernumerarios no son en absoluto excepcionales, y aparecen cuando persisten algunas células embrionarias de la línea mamilar (o cresta mamaria), que se extiende en la sexta semana de gestación a cada lado de la pared corporal ventral desde el esbozo del miembro anterior hasta la región media del esbozo del miembro posterior (vamos, desde la axila hasta la ingle). En 1915 Kajava clasificó en 8 categorías el tejido mamario supernumerario: 1. Mama completa (polimastia); 2. Tejido glandular con pezón sin areola; 3. Areola y tejido glandular sin pezón; 4. Sólo tejido glandular; 5. Pezón y areola (pseudomama); 6. Sólo pezón (politelia); 7. Sólo areola (politelia areolaris) y 8. Sólo un parche velloso (politelia pilosa). La forma más común es la politelia, y parece que afecta algo más a varones, siendo más frecuente entre personas de piel negra.

Imagen dermatoscópica del tercer pezón.

La politelia se manifiesta como lesiones congénitas (o de aparición en la infancia) del color de la piel o ligeramente pigmentadas que se desarrollan en esa línea mamaria primitiva, en cualquier localización de la línea que une la axila con la ingle. Aunque lo normal es que aparezca esporádicamente, están descritos casos familiares. Se calcula que la prevalencia en la población general se sitúa entre 0,22 y 5,6%, dependiendo de los estudios. Habitualmente se trata de una única lesión, pero también pueden ser múltiples (el récord mundial es de 7 pezones en un mismo varón). Uno de los ejemplos más conocidos de pezón supernumerario es el que luce Mark Wahlberg bajo su pecho izquierdo.

El diagnóstico es clínico, pero no es raro que puedan confundirse con fibromas, lipomas, neurofibromas, verrugas y nevus melanocíticos. No es necesaria la confirmación histológica, aunque tampoco es extraño que más de un pezón haya terminado en un bote de biopsia pensando en otras entidades, en cuyo caso podríamos ver componentes variables de un pezón normal, entre ellos lóbulos sebáceos y conductos (tubérculos de Montgomery), folículos vellosos rudimentarios, conductos lactilíferos, vénulas dilatadas y fascículos de músculo liso.

La dermatoscopia en nuestro caso reveló una zona blanquecina central de aspecto cicatricial rodeada por un área de mayor tamaño de retículo pigmentado fino. En ocasiones se detecta una hendidura en la porción central, pero en general el aspecto dermatoscópico (salvando las distancias) puede recordar al de un dermatofibroma.

Tener un tercer pezón no se considera patológico (hay cosas peores) y en realidad no es necesario efectuar ningún tratamiento a no ser que la lesión ocasione sintomatología, en cuyo caso siempre se puede realizar una extirpación quirúrgica.

Más raramente se han documentado casos de pezón supernumerario en asociación con adenoma del pezón (adenomatosis erosiva). También hay (de manera excepcional) casos descritos de cáncer de mama que han aparecido sobre una mama supernumeraria. Algunos autores afirman que el hecho de tener un pezón supernumerario se asocia a una mayor incidencia de cánceres del tracto génito-urinario (en una serie de 73 pacientes con tumores testiculares se documentó la presencia de pezones supernumerarios en el 11% de los pacientes). También se ha asociado a la presencia de anomalías congénitas del tracto renal y malformaciones cardiacas, claro que para afirmarlo con seguridad serían necesarios estudios serios de prevalencia en la población general, así que nos quedaremos con la duda.

Hoy vamos a recordar la escena del tercer pezón de Chandler en la serie "Friends". Mira que han pasado años.


5 comentarios:

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).