sábado, 8 de noviembre de 2014

Morados en las manos

Marisa es una paciente a la que vamos controlando desde hace ya bastantes años por diversos carcinomas basocelulares que le hemos ido extirpando. Tiene 69 años y está delicada de salud: es diabética, hipertensa y tiene una enfermedad pulmonar obstructiva crónica que ha precisado varios ingresos hospitalarios en los últimos años.
En la revisión de hoy no ha habido ninguna sorpresa, solo unas pocas queratosis actínicas que hemos tratado convenientemente con crioterapia.



Así que Marisa aprovecha para consultarnos por otra cuestión que le preocupa, y es que, desde hace ya bastante tiempo, no dejan de salirle una especie de morados en el dorso de las manos y en los antebrazos. No es que le duelan y desaparecen en unos días, pero lo que más le extraña es que no va por ahí dándose golpes ni nada de eso. ¿Será por la aspirina que toma cada día? Dicen que “hace la sangre más líquida”…

¿Qué serán esas lesiones equimóticas? ¿Pedimos analítica con factores de coagulación? ¿Podemos remediarlo de alguna manera? ¿Suspendemos la aspirina?

Hoy es facilito, para compensar lo de la semana pasada, pero la cosa tiene su miga. El miércoles saldremos de dudas, si es que hay alguna (o en este enlace). ¿Os gusta viajar? A mí sí.


Rise Up from Günther Gheeraert on Vimeo.

3 comentarios:

  1. Hoy entramos en patología propia del envejecimkieento. Lo mas probable es que se trate de un caso de Púrpura senil de Bateman o tambien llamada actínica. Es un problema frecuente en los ancianos la aparición de manchas de color púrpura, sobre todo en manos y antebrazos ante mínimos traumatismos, aunque Marisa refiere que no son evidentes. Se debe a la atrofia de la piel.
    La púrpura, en general, es una extravasación hemática (de sangre) en la dermis, que puede ser debida a alteraciones de los componentes de la sangre (púrpuras intravasculares o hematológicas, fundamentalmente trombocitopenia), del propio vaso (púrpuras vasculares como el Schonlein-Henoch) o extravasculares, como trastornos de los tejidos de sostén del vaso (la púrpura de Bateman es de este tipo). Desde el punto de vista semiológico, se distinguen petequias, máculas purpúricas menores de 2-3 mm, equimosis, lesiones maculosas purpúricas de mayor tamaño, que suelen estar relacionadas con traumatismos leves, y hematomas, lesiones hemorrágicas que se extienden al tejido celular subcutáneo, dolorosas a la presión y habitualmente causadas por traumatismos más intensos. Vamos toda la gama, pero con un diferencial muy acotado en estos casos que lo simplifica.
    Evitar los traumatismos en los brazos y piernas así como hidratacion adecuada, forman parte de su difícil tratamiento, al que seguro contribuye la toma de AAS Ligandolo con el concepto que acuñan algunos Dermatoporosis(: cambios degenerativos cutáneos que se producen en la piel de las personas mayores), se han comercializado recientemente cremas con retinaldehido y ácido hialurónico fragmentado que contribuirían mejorando la calidad de la piel y disminuyendo la probabilidad de aparición de púrpura senil (aquí Rosa ya nos dara su opinión) .Cuidar la alimentación (evitar desnutricion) también forma parte del maanejo esencial. Y si, ya veremos el miércoles, aparentemente mas fácil que el AFX (ahora es cuando se tratará de un Gardner Diamond y .. ¡!). Saludos y encantados con que “nos aprietes”.

    ResponderEliminar
  2. A simple vista, el caso de esta paciente parece algo muy frecuente en los pacientes de edad avanzada, que me sugiere que podría tratarse de una púrpura senil (o de Bateman), sobre todo si estas máculas equimóticas son no palpables, no desaparecen con la vitropresión y desaparecen espontáneamente en un par de semanas. Tengo entendido que son producto de la fragilidad capilar propia del envejecimiento, en zonas de microtraumatismos o a veces mínimos roces, pero que podrían agravarse como en el caso de esta paciente por el uso de ASS y esteroides, y Marisa es EPOC y ha tenido varios ingresos en el último año, y seguramente se haya incrementado el uso de corticoides inhalados. Igualmente, solicitaría una analítica sanguínea para evaluar una posible plaquetopenia, con coagulación y evaluación de la función renal, aunque si fuera por trombocitopenia tendría lesiones en otras partes del cuerpo¿? y creo que no es el caso de Marisa. No le suspendería el Adiro por tratarse una paciente hipertensa, y diabética con alto riesgo de enfermedad cardiovascular, y evaluando riesgo/beneficio, creo que este tipo de púrpura (si se confirmase que se trata de Púrpura senil) solo origina un problema "estético", sin mayores trascendencias desde le punto de vista clínico.
    Gabriela V.

    ResponderEliminar
  3. Púrpura senil :) Una vez vi a un abuelete de 80 años con unas púrpuras impresionantes en ambos antebrazos, por más vueltas que le dimos los hematólogos no encontramos otra causa para sus bracitos con moratones, "mire usté, que me da apuro que piensen que mi familia me pega".

    ResponderEliminar

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).