sábado, 13 de enero de 2018

Manos frías y dedos blancos

Sí, ya sé que el dicho es “manos frías, corazón caliente”, pero a Eloy, un hombre más sano que una pera, de 46 años de edad y sin ningún fármaco en su haber, es lo que le pasa. Lo de las manos frías es de toda la vida (los pies también los suele tener fríos), pero lo que ya no ve del todo normal es algo que le sucede a menudo, sobre todo en los meses de invierno, cuando de repente y sin mediar aviso, algún que otro dedo (a veces varios a la vez, de cualquiera de las dos manos), se le pone blanco de repente, como si se le “hubiera cortado la circulación”. Se ve raro y asusta un poco, aunque siempre la situación vuelve a la normalidad al cabo de un rato (pueden ser pocos minutos o un poco más, casi siempre menos de 15 ó 20 minutos), cuando los dedos recuperan su aspecto normal, aunque a veces también se le han llegado a poner “azules”. En alguna ocasión le ha pasado lo mismo en los dedos de los pies.

2º dedo mano izquierda, bien "blanquito"

Mismo dedo, mismo momento, vista dorsal.

Casi nunca le molesta demasiado, pero a veces sí que tiene la sensación “como si le clavaran pequeñas agujas” en los dedos afectos o que se le “quedan dormidos”. Afortunadamente, esas sensaciones duran pocos minutos.

Eloy pensaba que era algo relativamente normal, pero un día se lo comentó a su médico quien no debió pensar lo mismo, porque después de hacerle un intenso interrogatorio acerca de si fumaba o si se le hinchaban las articulaciones, terminó por derivarlo al dermatólogo. Y no, Eloy no fuma y no explica ninguna otra sintomatología asociada a este extraño fenómeno.

Seguro que a estas alturas ya sabéis qué es lo que le pasa a Eloy. Pero, ¿sabéis también cómo proceder? ¿Hay que pedir pruebas o es algo normal? ¿Y qué hay del tratamiento? ¿Podemos evitarlo? Todo eso y algo más en la entrada del miércoles, o en este enlace.

Hoy el timelapse es frío, muy frío. Nos vamos al Ártico, antes de que se derrita todo el hielo.

Winter in Hell from Enrique Pacheco on Vimeo.

6 comentarios:

  1. Buenas noches. Parece claramente un fenómeno de Raynaud. Como puede asociarse a algunas enfermedades reumatológicas, solicitaría una analítica con reactantes de fase aguda, ANA y estudio de coagulación. El tratamiento sería recomendar protección contra el frío y pueden usarse vasodilatadores (calcioantagonistas como nifedipino, por ejemplo) y/o antiagregantes plaquetarios (100 mar de aspirina al día). Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Enfermedad de Raynaud o síndrome de Raynaud .
    Sea cual sea de los dos, es imperativo evitar SIEMPRE el frío. Primero se quedan los dedos blancos, luego azules y morados y al final rojo intenso, cuando vuelven a su ser. Molesta el hormigueo y mientras dura el episodio es difícil abrocharse un simple botón, pero hay que aprender a vivir con ello y procurar que dure poco tiempo, calentando las manos del modo que se pueda porque si esto ocurre en el Everest…

    Y para que ocurra no basta con abrigarse y ponerse guantes al ir a la calle en invierno o al quedar bloqueado en la autopista 15 horas, también puede suceder en verano, al limpiar unas hojas de lechuga bajo el grifo de agua fría, o en los dedos que sujetan la cucharilla metálica al tomar un helado, o por sujetar el teléfono demasiado tiempo junto a la oreja, pongamos veinte minutos, ejem! hasta encontrar una forma amable de cortar…

    Gracias por el tema, no sabía yo que entraba en la Derma.:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Begoña. Se nota que sabes de lo que hablas, ¿no? :-)

      Eliminar
    2. No siempre heredamos lo bueno :-) Un abrazo

      Eliminar
  3. Yo por desgracia tengo estos síntomas desde hace tiempo y había leído la posiblidad de tener este Síndrome. Y como bien dice Begoña siendo en verano y con agua fría no siempre pero muchas veces me pasa y es desagradable.

    ResponderEliminar

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).