sábado, 30 de enero de 2016

Un pénfigo descontrolado

Hoy tenemos citado a Tomás, el paciente del pénfigo vegetante, para revisión después de haberle iniciado azatioprina y haber empezado a disminuir la dosis de prednisona. Han pasado dos meses desde el diagnóstico y actualmente está tomando 20 mg de prednisona además de 100 mg diarios de azatioprina. Antes de que entre a la consulta revisamos la analítica de control, que es estrictamente normal.
Tomás entra, pero no tan sonriente como esperábamos. Algo no va bien. Cuando le preguntamos cómo se encuentra nos explica que estaba muy bien, pero que desde hace unas dos semanas las axilas le vuelven a picar mucho y las lesiones en la boca le han empeorado: ahora la lengua se le ha puesto blanca. Parece que el tratamiento no funciona.



Le exploramos y en esta ocasión las lesiones son bastante diferentes: en la axila tiene un marcado eritema con lesiones satélite y algo de descamación, sin lesiones vegetantes, aunque se ven las máculas violáceas residuales del brote anterior, y la lengua se encuentra recubierta de una especie de membrana blanquecina y gruesa, aunque no presenta lesiones ulceradas ni erosiones. Tomás nos asegura que se está tomando el tratamiento a rajatabla y que no ha fallado ni un día. Menos mal que no le han salido lesiones por otros sitios.

¿Qué ha pasado? ¿Aumentamos de nuevo los corticoides mientras cambiamos la azatioprina por otra cosa? ¿Pedimos nuevas pruebas? ¿Otra biopsia, quizá? ¿Qué ha podido fallar?

Hoy nos marcamos un baile con Postmodern Jukebok a costa de Star Wars. Que la Fuerza os acompañe, al menos hasta el miércoles, cuando desvelemos el misterio (o en este enlace).


5 comentarios:

  1. me parece una candidosis secundaria a la inmunosupresion

    ResponderEliminar
  2. Las levaduras son las culpables! Cdp

    ResponderEliminar
  3. CANDIDIASIS SECUNDARIA A TTO

    ResponderEliminar
  4. El aspecto de esta lengua realmente nos recuerda una micosis,una candidiasis pseudomenbranosa, favorecida por la medicacion previa,como ya se viene apuntando, y el tratamiento sera necesariamente antifungico. Pero, y sino mejora? Puestos a valorar otras opciones, recordar que en ocasiones el penfigo vegetante sufre recidivas-recaidas, y una de sus manifestaciones es la lengua con aspecto cerebriforme en su superficie dorsal, que en algun caso, puede llegar a recordarnos la que presenta Tomas, y entonces si que tendriamos un penfigo "descontrolado", como propone la autora. Las alternativas y combinaciones inmunosupresoras son varias y guardan similitud con las del penfigo vulgar, y hasta es posible que acabemos con la misma arma terapeutica que usamos, hace unos meses, con Rita, que precisamente presentaba un p.vulgar. Saludos. Q

    ResponderEliminar
  5. Me parece una candidiasis secundaria al tratamiento inmunosupresor. Por un lado tenemos el intertrigo candidiásico en axila y por otro, el muguet oral. Al tratarse de un paciente inmunodeprimido y con afectación de más de una zona, le daría tratamiento con fluconazol vo durante 2 semanas y posteriormente revalorar. Podríamos tomar una muestra para cultivo, pero iniciaría el tratamiento hoy mismo sin esperar los resultados.

    PCM (R2MFyC)

    ResponderEliminar

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).