miércoles, 3 de julio de 2013

Leuconiquia transversal: cuando las uñas son el espejo del alma

Cuando David me enseñó las uñas de sus manos se produjo en la consulta uno de esos momentos que tanto les gustan a los residentes y pueden sorprender a más de un paciente. Y es cuando de repente el dermatólogo se transforma en el Mentalista. Y es que las uñas nos pueden llegar a proporcionar una cantidad de información que ya quisiera la CIA… pero vayamos por partes.



Primero, la terminología. La palabra leuconiquia se utiliza para denominar las uñas de color blanco, y puede ser parcial o completa, verdadera o aparente y congénita o adquirida.

Hablamos de leuconiquia verdadera cuando la lámina ungueal es blanca por alteraciones de sus queratinocitos, mientras que la leuconiquia aparente se debe a alteraciones del lecho ungueal, matriz o hiponiquio que le dan una apariencia blanca a la uña (como en el caso de la onicólisis).

Todos conocemos la leuconiquia punteada común, pero no todo el mundo tiene tan claro su origen. Según abuelas y vecinas, es por falta de calcio u otros nutrientes. Pero en realidad es el resultado de pequeños traumatismos en la zona de la matriz ungueal. Por extensión, traumatismos más intensos como en el caso de manicuras más o menos agresivas o la manipulación por el propio paciente, originan la leuconiquia transversal, con esas bandas blancas paralelas al pliegue proximal y que se van desplazando distalmente con el crecimiento de la uña.


En el caso de David, cuando le preguntamos si se manipulaba esa zona, nos confesó que tenía la manía de “bajarse las pieles” cuando se ponía nervioso, un tic como cualquier otro, de manera que ya teníamos la causa de esas estrías blancas en sus uñas. David se quedó bastante sorprendido, y nos dijo que intentaría dejar de hacerlo (sabemos que no es tan fácil, pero al menos ser consciente de ello ya es un primer paso. Sólo espero que no se haya empezado a morder las uñas).

Profundizando un poco más, la leuconiquia verdadera puede presentarse además en algunos casos de psoriasis y onicomicosis. Por el contrario, la leuconiquia aparente describe una uña blanca, pero cuyo color en realidad es normal (lo podremos comprobar si la cortamos). En el caso de la onicólisis el aspecto blanco se debe al aire entre el lecho y la lámina.

Otros ejemplos de pseudoleuconiquia que nos pueden hacer quedar como el Mentalista son:
  • Las uñas de Terry, de color como opaco, blanco lechoso, desde la lúnula hasta la banda onicodérmica. Pueden observarse en pacientes con insuficiencia hepática, cardiopatía congestiva o diabetes tipo 2.
  • Las líneas de Muehcke consisten en franjas horizontales dispuestas en paralelo a la lúnula separadas por franjas rosas, que aparecen en casos de hipoalbuminemia y desaparecen cuando la albúmina recupera sus niveles normales. Se presentan en pacientes con insuficiencia renal.
  • Finalmente, las uñas mitad y mitad presentan una porción proximal blanca opaca que cubre la lúnula y una parte distal color marrón rojizo, que también pueden presentarse en pacientes con insuficiencia renal.
Y esto no ha hecho más que empezar, hoy sólo hemos hablado de uñas blancas, pero otro día repasaremos más colores.

El sábado, más. Hoy el color es el blanco y el vídeo, un Timelapse del Everest, donde el blanco lo domina todo. Que lo disfrutéis.


Everest -A time lapse short film from Elia Saikaly on Vimeo.

1 comentario:

  1. POST:Sensu stricto no existe linea de Beau,no se porque la llamaran asi,sin surco o depresión(ya lo apuntabas ,entre líneas,en tu comentario sobre los pobres buceadores), aunque en ocasiones he visto usar ,sin que sirva de disculpa,esta denominación de manera indiferente,mas global, entre clínicos,como el del British medical journal del 2002 ,cuando Moule y cols.,of London(hay otros ejemplos), se atreven con una imagen (la de una mujer de 36 a con linfoma no Hodking y QT)a la que califican como líneas de Beau ,pero te puede pasar como a ellos que te salgan inmediatamente replicando,en su caso los de Munich (Möhrenschlagercon ,Abeck y Ring), en forma de carta al editor, con un mazazo del tipo , “CASE REPORT SHOWED MUEHRCKE'S NAILS, NOT BEAU'S LINES”,para diferenciar este tipo de leuconiquia,en la que ,a diferencia de las líneas de Beau ,las anomalías se deben a la queratinización incompleta y no hay ningún tipo de desnivel o muesca. Hay que reconocer el error al encuadrar este caso, tan alegremente como hice, como líneas de Beau..Sorry teacher & blogger´s !. De todas formas incluso con las leuconiquias a veces resulta difícil ,solo con las imágenes, decir si Muehrcke , Moss,….(sobre todo en diferentes casos ,que he revisado ,con un comun de quimioterapia) .
    Curioso que un “habito”en apariencia similar en lo de transtorno de tipo psicológico o ansioso,con diferentes matices ,a uno les de por la leuconiquia y a otros por el habit tic deformity.De todas formas estas clasificaciones de las leuconiquias las veo un poco liosas.La elección del australiano Baker no puede ser mas adecuada atendiendo a su papel mas conocido clarividente,precognitivo,rozando lo cabalístico,para el caso que nos ocupa,pero a mi para lo de las diferenciaciones conceptuales de los varios tipos ,me viene a la mente el otro rôle suyo con la Hathaway,diabólico.
    Una semana mas tengo que reconocer que mantener un nivel docente como el esgrimido hasta ahora,acompañado de un permanente toque de intriga conjuntado con amenidad y entretenimiento,no esta al alcance de muchos.Saludos.

    ResponderEliminar

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).