miércoles, 18 de septiembre de 2013

Pápulas piezogénicas pedales: mucho nombre para tan poca cosa

Verónica tenía algo que difícilmente encontraréis en los libros de texto y que, sin embargo, no tiene ninguna importancia, al menos desde un punto de vista meramente clínico.

Estos “bultitos” en los laterales de los pies, que pueden aparecer en cualquier persona sana y que por lo general son completamente asintomáticos, reciben el nombre de pápulas piezogénicas podales. Se ponen en evidencia cuando la persona se encuentra de pie y por lo general desaparecen al dejar de apoyar el talón, en forma de pequeños nódulos blandos, desde varios milímetros, a 1 cm, sobre todo en la zona lateral interna de los talones. Algunos artículos arrojan una prevalencia de hasta el 60% en la población, y cuál ha sido mi sorpresa al comprobar atónita que yo también las tengo y no me había dado ni cuenta!!

Las lesiones casi no se notaban cuando dejaba de apoyar el pie

Como he comentado, lo normal es que se trate de lesiones completamente asintomáticas,  pero hasta en un 10% estas lesiones pueden ser dolorosas. En pacientes con enfermedades hereditarias del tejido conectivo, como el síndrome de Ehlers-Danlos, estas lesiones suelen ser más frecuentes, numerosas y de mayor tamaño.

Pero, ¿Qué es lo que son, exactamente? Pues bien, las pápulas piezogénicas podales no son más que pequeñas herniaciones del tejido graso subcutáneo a través de defectos del tejido conectivo. Cuando existe, el dolor se atribuye a la isquemia provocada por la extrusión de la grasa con su paquete vásculo-nervioso.

Sin que sirva de precedente, mis mini-pápulas piezogénicas

¿Y qué hay que hacer? Si no molesta, tranquilizar al paciente y no hacer nada. Las biopsias son innecesarias (a no ser en casos particularmente aparatosos) y no existe un tratamiento específico, aunque se han propuesto múltiples medidas, que van desde evitar estar mucho tiempo de pie, reducir los traumatismos en los pies (son especialmente frecuentes en deportistas, como corredores de largas distancias o jugadores de hockey), calcetines compresivos o, en casos más severos, infiltraciones de corticoides (con resultados más que dudosos).

De manera que estamos ante un cuadro completamente banal, y precisamente por este motivo creo que vale la pena conocerlo. A Verónica le podríamos haber ahorrado una visita al dermatólogo de haberlo conocido. Evidentemente, no le hicimos ningún tratamiento.

Agradecer a nuestro compañero Sergio Vañó, quien recientemente ha publicado un artículo al respecto en el CMAJ y amablemente me ha pasado una copia para poder ponerme al día.

¿Os he dicho alguna vez que me encantaría visitar Nueva Zelanda? De momento tendré conformarme con ver vídeos como éste...


Oneness New Zealand from Shawn Reeder on Vimeo.

6 comentarios:

  1. Mi intención para las vacaciones de 2014 es pasar 3 semanas en Nueva Zelanda, con paradita en las Cook o Tahití. A ver si sale :)

    ResponderEliminar
  2. Qué curioso!!

    lasmilventanas.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  3. Yo también las tengo, que curioso... Por cierto, también aparecen "lesiones" parecidas en la cara anterior de las muñecas al apoyarlas. Supongo que será lo mismo, ¿no?. Recuerdo que cuando era pequeña decíamos que el número de "bultitos" de las muñecas eran los hijos que íbamos a tener (jeje).

    Susana Jiménez

    ResponderEliminar
  4. yo lo tengo hace dos años, me salio cuando empecé a trabajar de supervisora en una planta, (pensé que se me había metido un gusano del pescado), porque cuando lo apreto se hunde y siento un poquito de dolor....

    ResponderEliminar
  5. Mi hija de 9 años tiene unos bultos (granos) en los talones, no sé si será lo mismo.¿ Donde podría enviar unas fotos? También tiene piel atopica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento, pero éste es un blog informativo para profesionales y no atiendo pacientes por este medio. Si tu hija tiene algún problema de piel lo mejor será que la vea su pediatra o su dermatólogo. Saludos

      Eliminar

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).