sábado, 3 de septiembre de 2016

Latigazos en la piel

Del avión al hospital. Eso fue lo que hizo Susana (una mujer sana de 41 años) nada más salir del aeropuerto del vuelo que le devolvía de sus vacaciones en Cuba, que habrían sido idílicas de haberles hecho caso a los lugareños que le recomendaron que no se metiera en el agua, que estaba llena de “barquitos portugueses”. Pero hacía mucho calor, y Susana, ya en el agua, aún estaba pensando en el significado de “barquito portugués” y su relación con las aguas cubanas, cuando notó de repente un dolor lacerante en las piernas, y casi inmediatamente lo mismo en el abdomen y en la mano. Dolía mucho y salió del agua como pudo (afortunadamente estaba cerca de la orilla y hacía pie), esquivando ya en la arena un par de cuerpos gelatinosos (una amiga suya hizo una foto con el teléfono móvil a uno de ellos, los dichosos “barquitos portugueses”, como se enteraría más tarde).


Foto del "barquito portugués" proporcionada por la amiga de Susana

La llevaron a un centro de salud. Le dolía mucho y estaba un poco mareada, pero se encontraba relativamente bien, aunque algo asustada. Allí recibió tratamiento con antihistamínicos y una crema de hidrocortisona, y pudo verse las lesiones, que corrían como latigazos, arremolinados en algunas zonas, en diferentes localizaciones. Estaban muy rojas y casi inmediatamente le salieron ampollas. Picaban como un demonio. El médico de allí le propuso ingresar en el hospital, pero tampoco se encontraba tan mal como para eso, así que rechazó el ingreso y siguió poniéndose el resto de días la crema y tomando el antihistamínico. Parecía que todo iba bien, pero al cuarto día (el mismo día del viaje de vuelta), las lesiones se volvieron a hinchar y a picar aún más. Dos vuelos más tarde y ya en Mallorca, pero aún asustada, fue a urgencias del hospital. Allí (ya con acceso a internet) pudo enterarse de que el dichoso barquito portugués no era sino la conocida como carabela portuguesa.



Los médicos de urgencias nos llamaron más por curiosidad que otra cosa (el diagnóstico estaba claro), y de este modo pudimos conocer esta curiosa historia. El resto, os lo contaremos el miércoles, con la ayuda de nuestro biólogo de cabecera.
Hoy el vídeo es un minidocumental sobre medusas, nuestra amiga (ya aclararemos lo de "medusa" el miércoles, a partir del minuto 1).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).