sábado, 12 de diciembre de 2015

Un tatuaje tridimensional

Peter tiene 33 años, es ingeniero y por su trabajo tiene que pasarse largas temporadas en el extranjero, donde se impregna de la cultura y gastronomía de los países que visita. De tal manera que en muchas ocasiones “se lleva la cultura puesta”. Para siempre, en forma de tatuajes permanentes. Hace ya años que empezó a tatuarse, al principio pequeños, luego ya más grandes. La mayoría con tinta oscura, otros de colores. Y nunca había tenido problemas hasta ahora.

Un tatuaje en tres dimensiones

La historia que nos ocupa empezó 6 meses atrás, en México, cuando se realizó un tatuaje en un centro de confianza, donde ya se había tatuado en otra ocasión. De color negro, con sombreado, en la cara lateral externa de la pierna izquierda. Peter es bastante experto en el tema y nos asegura que el tatuador utilizó dos tintas diferentes, una para perfilar y otra para hacer el sombreado interior (sabe que en algunos sitios menos recomendables simplemente la diluyen con agua del grifo). Todo iba bien al principio, con los cuidados habituales (una crema antibiótica), pero al cabo de unos 15 días apareció una erupción en forma de unas pápulas eritemato-descamativas que se localizaban en la zona sombreada. Al principio picaban bastante, pero luego el picor fue cediendo, aunque persistían las lesiones en forma de pápulas eritematosas, algunas de un tono más marronáceo, en toda la zona. Le recetaron otro antibiótico tópico y posteriormente una crema de corticoides, pero nada. Ahora está aplicando una crema cicatrizante, cree que le va mejor, aunque las lesiones son persistentes y no se van.

Detalle de las lesiones

En todo este tiempo no han aparecido lesiones similares en otras localizaciones, ni siquiera en el resto de tatuajes que tiene por el cuerpo. Tampoco ha tenido fiebre, dolores articulares ni ninguna sintomatología sistémica. Solo el tatuaje mexicano, que ahora se palpa, además de verse.

De momento esto es todo lo que os puedo contar. Complicado, ¿no? Primero, el diagnóstico, y luego, el tratamiento. Tenéis hasta el miércoles para decirme qué os parece. Agradecer a Peter (no es su verdadero nombre, claro), el haber dado permiso para la publicación de estas imágenes en el blog, ya que por supuesto en este caso el paciente es reconocible. Y adelanto mi agradecimiento al Dr. Donís Muñoz, compañero dermatólogo, experto en tatuajes, por su desinteresada colaboración en la respuesta a este enigma, que podréis leer aquí, mismo, en unos días (o en este enlace).

Hoy el vídeo va de tatuajes, claro, pero es curioso, no os lo perdáis.

Ink Mapping: Video Mapping Projection on Tattoos, by Oskar & Gaspar from Oskar & Gaspar on Vimeo.

4 comentarios:

  1. Antes de otras consideraciones,en estos casos, es importante descartar posible seropositivo HIV, pues puede concretar varias posibilidades, leishmania, Kaposi,....Q

    ResponderEliminar
  2. Dermatitis de contacto alérgica por la tinta.

    ResponderEliminar
  3. .y las micobacterias at. a veces pueden dar papulas similares....Dura mucho esta alergia....Saludos

    ResponderEliminar

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).