miércoles, 7 de marzo de 2012

Cuernos en la piel

Aunque la denominación “cuerno cutáneo” se emplea en la clínica habitual, hay que tener en cuenta que, más que un diagnóstico concreto, se refiere a un término morfológico para referirnos a la presencia de una protrusión densa, hiperqueratósica, que realmente recuerda al cuerno de un animal (por supuesto en el caso de los “cuernos” humanos, sin ningún hueso central).
Cuerno cutáneo en el dorso de la mano

Por tanto, los cuernos cutáneos pueden presentarse en asociación a una gran variedad de entidades cutáneas, ya sean benignas (queratosis seborreicas, verrugas vulgares), premalignas (queratosis actínicas) o malignas (carcinomas escamosos o queratoacantomas).

Cuerno de los de verdad
En general es una patología bastante habitual aunque no tenemos apenas estudios epidemiológicos, y se presentan sobre todo en población de edad avanzada y de piel clara.

Clínicamente un cuerno cutáneo tiende a presentarse como una formación solitaria, alargada, queratinizada, a veces con proyecciones amarillentas, de tamaño variable, desde pocos milímetros a varios centímetros, en áreas fotoexpuestas, sobre todo cara y dorso de manos.

Histológicamente, se observa una hiperqueratosis difusa con paraqueratosis, con acantosis variable. En la base se podrán observar los hallazgos de la patología subyacente.

Dermatóloga fotografiando cuernos
El tratamiento dependerá de la localización, tamaño y de si existe sospecha de la presencia de un carcinoma escamoso. Si es viable, en la consulta solemos realizar una extirpación tangencial previa infiltración con anestesia local y electrocoagulación de la base. De este modo, podemos remitir la muestra al patólogo para que determine la naturaleza de la enfermedad. En lesiones con una base mayor, de mayor tamaño y dependiendo de la localización, la exéresis quirúrgica puede ser más adecuada. Yo suelo reservar la crioterapia para lesiones muy pequeñas extrafaciales y sin sospecha de malignidad.

Si queréis profundizar un poco más, aquí tenéis un artículo para descargar (no hay demasiados de revisión sobre este tema)

En el caso de Dolores realizamos una extirpación tangencial en la consulta; la biopsia demostró la presencia de una queratosis actínica, y no ha presentado recidiva hasta el momento. Al menos sus vecinas han dejado de mirar con cara rara a su marido.

Y como que la cosa va de cuernos, aquí os dejo un vídeo alucinante sobre rinocerontes voladores en África.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y personas interesadas en la Dermatología. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).